Calculadora de ahorro simple

Desactivar anuncios gratis

Calculadora de depósitos: es una herramienta que le ayuda a calcular rápidamente los intereses de los depósitos. Con una apariencia simple, podrá averiguar con precisión cuánto puede ganar en el Depósito. Dada la frecuencia con la que el Banco Central cambió la tasa clave, siempre debe mantener su dedo en el pulso. Agregue la calculadora a sus marcadores para que siempre pueda averiguar rápidamente sobre sus ingresos potenciales.

%

Cantidad recibida

Ayuda con una simple calculadora de depósitos


El uso de una calculadora de depósitos simple lo ayudará a determinar de manera rápida y precisa el retorno de su inversión. Para usar esta calculadora, necesitará la siguiente información:

El monto inicial es el monto inicial de su inversión, o el monto que puede depositar inicialmente en la cuenta. Por supuesto, el ingreso potencial depende de la cantidad de su inversión, es decir, hay una diferencia si abre un Depósito de $ 100 o $ 10,000. Cuanto mayor sea la cantidad, más agradable será el resultado.

Depósito mensual es el monto que puede depositar cada mes para aumentar la ganancia del resultado. Decide sobre esta cantidad de acuerdo a tu presupuesto mensual. Por ejemplo, a menudo se recomienda ahorrar el 10 por ciento del salario. Intente especificar diferentes montos para ver cómo esto puede aumentar el crecimiento de su inversión con el tiempo.

El porcentaje anual es el porcentaje que usted le presta a su banco. Ese es el porcentaje que el Banco le muestra cuando abre un Depósito. A veces sucede que los bancos no cobran intereses anualmente (el caso más común), sino trimestral o incluso mensualmente. A menudo se beneficia de esto un poco, especialmente si la cantidad inicial es baja.

El número de años es el tiempo durante el cual desea dejar su dinero a un interés del Banco. Por supuesto, cuanto más largo sea este período, mejor. A los bancos les encantan los clientes que miran hacia el futuro y por eso dan un mayor porcentaje del Depósito. A veces la diferencia entre los porcentajes es del 1-3 por ciento. A primera vista, la cifra es pequeña, pero imagina cómo afectará el rendimiento final cuando el período de depósito sea, por ejemplo, 10 años.